ZEE buscan impulsar el desarrollo

Las Zonas Económicas Especiales (ZEE) me recuerdan una frase que se le atribuye a Cayo Julio César “Alea iacta est” cuya traducción textual es “el dado fue echado” el significado histórico data de un contexto en que el que la decisión tomada ya no podía dar marcha atrás, cargada de una posibilidad que radicaba en la suerte.

En el mes de junio se decretó la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales (ZEE) y se publicó su reglamento con el fin de impulsar el crecimiento económico y reducir la pobreza en las regiones más vulnerables de México. Esto a través del fomento de la inversión, la productividad, la competitividad, el empleo y una mejor distribución del ingreso entre la población.
Cada zona debe ubicarse en las entidades federativas que se encuentren entre las diez con mayor incidencia de pobreza extrema. Serán áreas geográficas que representen una ubicación estratégica para el desarrollo de la actividad productiva, y deberán prever la instalación de sectores productivos de acuerdo con las ventajas comparativas y vocación productiva presente o potencial de la Zona, además de que se establecerán en uno o más municipios cuya población sea entre 50 mil y 500 mil habitantes.

Los beneficios serán temporales y de forma decreciente en el tiempo, deberán incentivar la generación de empleos permanentes e inversiones productivas que impulsen el desarrollo económico del área. E incluso el IVA podrá tener hasta una tasa del 0%, en tanto el Ejecutivo Federal creará un régimen aduanero especial, se contará con una Ventanilla Única para simplificar y agilizar los trámites, y los beneficios se establecerán por un tiempo mínimo de ocho años.

Para realizar actividades económicas productivas en la Zona, los inversionistas requerirán de una autorización conforme a los lineamientos que para tal efecto se emitan. Dentro de los lineamientos se podrán tomar en consideración, entre otros elementos, los niveles óptimos de inversión y de empleo en la Zona.

El pasado 30 de junio se publicó el reglamento de la Zonas Económicas Especiales, además el decreto por el que se crea la autoridad federal para el Desarrollo de las ZEE en México, precisando que se trata de un órgano administrativo desconcentrado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, con autonomía técnica, y operativa de gestión, donde el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, nombró a Gerardo Gutiérrez Candiani, como titular de este órgano.

Cada Zona contará con un Consejo Técnico multidisciplinario, con autonomía en sus funciones, y durarán en su encargo tres años, lapso donde deberá existir una coordinación entre las órdenes de gobierno, y contar con una Ventanilla Única, como punto único de contacto físico o electrónico de los Administradores Integrales e Inversionistas con las Dependencias de entidades federales, estatales, y municipales.

También se enviará a más tardar el 15 de mayo de cada año, un informe al Congreso de la Unión sobre la operación de cada Zona, así como los resultados obtenidos en el desarrollo económico y social del Área de Influencia correspondiente, de conformidad con el artículo 42 de la Ley.

El objeto de la autoridad federal de la ZEE es ejercer las funciones en materia de planeación, promoción, regulación, supervisión y verificación en materia de Zonas que la Ley Federal de Zonas Económicas Especiales confiere a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

http://t21.com.mx/opinion/arquitectura-aduanera/2016/08/05/zee-buscan-impulsar-desarrollo 

 

 

Visto 632 veces Modificado por última vez en Martes, 09 Agosto 2016 18:09