Reynosa, Tamaulipas.-  En marzo próximo Reynosa inaugurará su nueva terminal aérea de primer nivel, por lo que ya busca se amplié el número de vuelos a la Ciudad de México, 
y se abran conexiones a otros destinos nacionales.

 

 

Leonel Cantú Robles, Secretario de Desarrollo Económico y del Empleo de Reynosa, reveló que los nuevos vuelos que se gestionan son a Tijuana, al Bajío, y uno más a la Ciudad de México. Dijo que las pláticas son con Volaris, Vivaaerobus y TAR, que son las que pudieran tener interés en cubrir estas rutas. Además, se busca incorporar un nuevo vuelo a la Ciudad de México. Indicó que es muy importante cristalizar estas nuevas rutas aéreas pues es mucha la demanda para estos destinos, y lo pasajeros tienen que irse hasta Monterrey para poder viajar a dichas rutas, y a las principales ciudades del país.

Sobre la inauguración de la nueva terminal aérea operada por el Grupo Aeroportuario Centro Norte (OMA) informó que en marzo ya entra en funciones, tendrá una infraestructura vanguardista para brindar mejores servicios aeroportuarios y al pasajero. Se invirtieron 302 millones de pesos, y tendrá capacidad para atender a un millón de viajeros anuales, en una superficie de más de 8,000 metros cuadrados distribuidos en dos niveles.

Ofrecerá amplios espacios en las zonas ambulatorio, documentación, punto de inspección, sala de última espera y el área de reclamo de equipaje.

Cantú Robles, aseguró, que la semana pasada realizaron una inspección a las instalaciones y vieron con agrado que ya se están instalando las franquicias que operaran en el interior del nuevo Aeropuerto Internacional Lucio Blanco.

 “Pero el propósito fundamental de la inspección y de la visita, es ver que funcionen adecuadamente las instalaciones fiscales porque estamos además gestionando una nueva terminal de carga para que desde Reynosa puedan realizar embarques de mercancías a todo México, Canadá, Estados Unidos, China, Asia y Europa”, puntualizó.  

En lo que va del siglo, las importaciones mexicanas de fundiciones y productos manufacturados de hierro y acero se dispararon 128 por ciento, mientras las de aluminio aumentaron 184 por ciento, de acuerdo con estadísticas del Banco de México (BdM).

El año pasado las importaciones de hierro y acero duplicaron las exportaciones que México hace de los mismos productos y cuadruplicaron las de aluminio.

En 2000, las compras que hizo México a otros países, principalmente Estados Unidos, sólo de fundiciones de hierro y acero, sumaron 3 mil 558 millones de dólares, pero en 2017 el monto se elevó a 10 mil 207 millones 304 mil dólares.

En productos manufacturados de hierro y acero, las importaciones subieron de 5 mil 26 millones 960 mil dólares en el primer año del siglo 21 a 9 mil 375 millones 709 mil dólares en 2017.

La suma en ambas categorías de hierro y acero ascendió a 8 mil 584 millones 964 mil dólares en 2000 a 19 mil 583 millones 13 mil dólares en 2017, es decir, un incremento de más del doble en lo que va del siglo.

En cuanto a las importaciones de productos manufactureros de aluminio pasaron de 2 mil 73 millones 54 mil dólares a 5 mil 894 millones 77 mil dólares en el mismo periodo, de acuerdo con las cifras oficiales.

En promedio, México importaba fundiciones y manufacturas de hierro y acero con valor de 715 mil 413 millones de dólares cada mes al principio de siglo, pero a la fecha las compras ascienden a mil 631 millones de dólares cada mes.

El país realiza exportaciones de los tres tipos de productos, pero las cifras son menores.

En 2000, México vendió al exterior mil 47 millones 185 mil dólares en fundiciones de hierro y acero, así como 2 mil 385 millones 478 mil en manufactura del mismo material. El año pasado subieron a 2 mil 546 millones 453 mil dólares en fundiciones y a 5 mil 869 millones 132 mil dólares en manufacturas. Es decir, en total 3 mil 872 millones 663 mil dólares por ambos rubros en 2000 y subieron a 8 mil 415 millones 585 mil dólares en 17 años, lo que implica un incremento de 117 por ciento.

Las exportaciones de productos de aluminio fue de tan sólo 563 millones 165 dólares en 2000 y subieron a mil 364 millones 290 mil dólares en 2017, un alza de 142 por ciento.

Las cifras indican que las importaciones de acero y hierro representan 2.3 veces más que las exportaciones que hace México al respecto, y el el caso de los productos de hierro la relación se eleva en 4.3 veces.